¡Cazadora! (Spuffy, TP) PDF Print E-mail
Fanfiction de Después de las Series

 

¡Cazadora!
 

La noche es fría, aunque no demasiado, y hay un poco de niebla ocultando el suelo y los rincones. Nada agita las ramas casi desnudas de los árboles y los farolitos anaranjados que, brillando en la oscuridad, celebran la noche de Halloween. Buffy y Spike están a punto de doblar la esquina de la calle para cruzar el cementerio cuando una voz atronadora los hace detenerse en seco.
—¡CAZADORA!—grita la voz masculina, de barítono—¡SAL Y MUERE!
Buffy se queda mirando al vampiro furioso, muy seria bajo su maquillaje de bruja gótica. Se remueve un poco, abrazada a su bolsito en forma de gato muerto y luego mira a Spike. Spike menea la cabeza, suspira hondamente y se adelanta unos pasos, hasta quedar junto al vampiro que hay frente a su puerta. Tiene que alzar la cabeza para mirarlo porque es realmente grande.
—Ejem—le dice— Es "¿truco o trato?", mate.
—¿Qué?—parpadea el vampiro, mirando a Spike a su vez.
—Cuando se llama a la puerta por caramelos. Se dice “truco o trato”.
El vampiro enorme, que no parece ser muy listo, se queda un momento callado. Luego niega con la cabeza.
—Yo es que lo que quiero es matar a la Cazadora—dice.
—Bien... truco entonces—murmura Spike, para si. Luego lo señala con un gesto—. Eres un vampiro ¿verdad?
—Claro. ¿Crees que esto es una máscara?
—Es Halloween—dice Spike, sin responderle—. Tú sabes que los vampiros no salen en Halloween. ¿No tienes nada mejor que hacer?
—Los vampiros no salen en Halloween, es verdad—dice el otro, asintiendo enfáticamente. Spike parpadea hacia él, instándole a explicarse más. Con un evidente esfuerzo mental, el vampiro bastante cortito prosigue—. Ese es mi inteligente plan: la Cazadora nunca esperará ser atacada justo esta noche.
—Oh. Vale, bien—Spike asiente con la cabeza, luego saca un cigarrillo liado de aspecto altamente sospechoso que hace resoplar a Buffy desde donde está y lo enciende parsimoniosamente, mientras recuerda todas las veces en que Buffy ha sido asaltada, hechizada y atacada la noche de los muertos. Por ejemplo por él mismo.
— ¿Y quién te ha dicho donde vive?—pregunta luego.
—Un tipo que vive ahí al lado. Un poco remilgado—dice el vampiro, mirando ceñudo hacia las ventanas de casa de Buffy— Estaba haciendo pastas en forma de calabaza.
—Voy a matar a Ethan Rayne—masculla Buffy por lo bajo.
—Y no te vas a creer lo que me ha contado además, tío—dice el vampiro gigantesco, meneando la cabeza—. La Cazadora... ¡vive con un vampiro!—exclama, y hace un gesto escandalizado— ¡Uno que ahora es bueno!
—Bien, no tanto, no tanto—gruñe Spike, molesto, y pensando también él en matar a Ethan cuando lo pille—. Todavía es algo malo. Lo que pasa es que es un poco rebelde.
—Ufff... si tu lo dices—resopla el vampiro grandote—. Vaya situación de todos modos, no es seria.
—No es culpa de ella, es que se siente irresistiblemente atraída por su cuerpo musculoso—dice Spike. El otro lo mira como preguntándose dónde se compra las drogas. Luego se da la vuelta y sigue a lo suyo.
—¡Cazadora!—grita de nuevo sacudiendo las hojas otoñales con su bramido—¡Sal y muere!
Spike se termina el porro, lo tira al suelo y lo apaga con la bota. Encoge los hombros bajo el abrigo de cuero.
—No estará en casa—dice.
—¿Y por qué no?—pregunta el otro, y señala la calabaza decorada de la entrada, iluminada por una vela—¡Mira, hay luz!
Spike parpadea muy despacio, como diciendo que hacía tiempo que no veía alguien tan tonto. Al menos desde la última visita de Xander y Harmony.
—Ya pero eso está fuera, mate. En la escalera. O sea la casa se ve vacía ¿no?
—A lo mejor la Cazadora se está escondiendo porque me tiene miedo—dice el vampiro con una sonrisa esperanzada. Buffy resopla sonoramente desde atrás. Spike niega con la cabeza.
—Mira, ella es humana ¿no? Técnicamente hablando.
—Pues... ¿si?
—O sea, seguro que ella habrá salido. Con los caramelos y esas cosas.
El vampiro se queda un rato pensativo, tanto que a Spike le da tiempo a fumarse otro medio porro llenando la noche de aroma acre.
—Pues la esperaré—dice el vampiro al fin— ¡Quiero matar a la Cazadora!
—Ya ya bueno, yo también, o sea quería en tiempos ¿sabes? Es como la furia y la gloria ¿no?
El otro frunce el ceño juntando las cejas en una especie de cornisa.
—No, ¡yo es que quiero robarle su hacha de Cazadora! Se la he prometido a mi pichurri.
—Tu pichurri es leñador—dice Spike. El otro parpadea, confuso.
—No. O sea... es... era.. diseñadora de modas... es... una chica.
Spike asiente con la cabeza, varias veces. Luego le da una palmada en el hombro al otro, casi amistosamente.
—De todos modos esta Cazadora no tiene el hacha, tío—le dice.
—Pero... pero... es Buffy Summers ¿no?—parpadea el otro, cada vez más confuso.
—Si pero está más o menos retirada.
—¡Ejem!—caraspea Buffy desde el otro lado. Spike la mira de reojo.
—O sea no retirada, sólo un poco retirada, sólo a veces, y... en fin, que no tiene el hacha.
—Pero.. el hacha... el arma mítica... La Guadaña. ¡Yo la necesito!
—Tio, ¿no sería mejor que te encargaras una copia en ebay o algo?
El otro vampiro parece pensarlo un momento, luego niega ya algo enfadado.
—¡La Cazadora no puede retirarse! ¡Es una irresponsabilidad! ¿Y las criaturas de la noche? ¿Y el hacha?
—Bueno es que hay otra.
—¿Otra hacha?
—Nop. Otra Slayer.
—Oh—el vampiro atacante rumia un momento. Luego mira a Spike, hecho un mar de dudas— Pero... Sólo Puede Haber Una. En Cada Generación.
—Ya bueno es que a estas chicas nunca les han gustado mucho las normas, ¿sabes?
Junto a los árboles, Buffy llena de caramelos las bolsas a un puñado de niñitos vestidos de pequeños orcos de Moria, encantada. Los niños se van muy contentos conducidos por un abuelo-Gandalf con bastón luminoso y todo.
—El hacha la tiene la otra ¿sabes, tío? En Cleveland.
El vampiro obtuso cuenta con los dedos.
—Eso está a... muchos kilómetros.
—Ya. Pero puedes pillar un bus o algo.
Otro grupo de niños invaden la calle, abriéndose en torno a Spike y al otro vampiro como una marea de gnomos de cuento. Dos señoras –una rolliza Blancanieves y una Caperucita bastante entrada en la madurez- los van empujando hacia Buffy Bruja Gótica. La Cazadora les sonríe, reparte caramelos y gatitos de regaliz, conversa unos momentos con las mujeres. Spike espera hasta que ellas dos se marchan y agachándose hacia los niños se transforma y les lanza un rugido. Los críos echan a correr despavoridos entre gritos de terror.
—¡Desde luego...!— protesta Buffy—¡Siempre igual!
—¿Qué? Es Halloween ¿no? —Spike sonrie y se muerde el labio—. Va de sustos y eso
—¡Eres un infantil!—gruñe Buffy
—Es culpa tuya, que me obligas a salir—dice Spike.
La cazadora hace un morrito enfurruñado. A Spike se le doblan las rodillas (aunque también puede ser porque acaba de terminarse el segundo canuto) y da un paso hacia ella dispuesto a comerse esos labios cuando el vampiro mastodonte tira de la manga de su abrigo, atrayéndolo de nuevo hacia la puerta de la casa.
Se inclina hacia Spike, retorciéndose las manos ansioso.
—Y dime, tío ¿tú la conoces? ¿A la otra cazadora?—Spike asiente con la cabeza— ¿Cómo es?
Spike encoge los hombros, mete las manos en los bolsillos del abrigo de cuero
—Pffff... tío... date por jodido.
—¡Spike!—gime Buffy desde el otro lado. El vampiro rubio niega con la cabeza.
—No, yo lo decía... en el sentido de polvo.
Buffy lo mira con los ojos muy abiertos. Se cruza de brazos.
—O sea de muerto—dice Spike.
El vampiro enorme los mira a ambos, bastante confuso.
—Bueno, vámonos de una vez, que quiero tomar algo—dice Buffy. Spike asiente con la cabeza y se acerca hasta ella.
—¿Y qué hacemos con éste?—murmura, en voz muy baja. Buffy mira al vampiro enorme de reojo, un momento, luego mira su apretado vestido de bruja.
—Es que es de alquiler—dice— No puedo devolverlo roto.
—Mas bien no.
—Ya lo mataremos a la vuelta—decide—. Cuando me cambie de ropa y me ponga... un chándal o algo.
—Tú mandas—dice Spike—. Con lo obtuso que es seguirá ahí plantado.
Se despiden del vampiro con un gesto de la mano. El otro les devuelve una inclinación de cabeza. Luego se vuelve hacia la puerta cerrada de la casa, apretando los enormes puños con furia.
—¡Cazadora! ¡Sal y tendrás al vampiro sanguinario que te mereces!
—Ya lo tengo—dice ella, mirando de reojo a Spike. Spike se muerde el labio, azorado, aunque disimula bastante bien la turbación tropezando contra el bordillo de la acera. Buffy lo coge de la mano mientras gruñe algo entre dientes sobre los porros y las malas costumbres que copia de Giles.
Echan a andar los dos, uno junto al otro, bajo las luces anaranjadas de los farolillos. Spike mirándola todo el tiempo. Buffy a pasitos cortos porque la apretada falda de su disfraz no le deja apenas moverse. La voz del vampiro enorme se sigue oyendo a lo lejos, entre el bullicio de los niños en Halloween.

 

FIN

Tags: Buffy | Fanfiction despues | Fluffy | Halloween | Humor | Spike

 

No tienes permisos o nivel para comentar

Ultimo fic publicado

Fiesta de no-cumpleaños (Spiles, TP)

Fiesta de no-cumpleaños (Spiles, TP)

  Fiesta de no cumpleaños Casa de Giles Jueves por la mañana Víspera Realmente Giles no sabe cómo han terminado hablando de su cumpleaños. Es sólo un jueves por la mañana, frente a la barra de su cocina, mientras preparan el té. Bien, mientras él prepara el té y Spike se dedica a...